Hosting SSD ¿Hay mucha diferencia con uno tradicional?

Hosting SSD ¿Hay mucha diferencia con uno tradicional?

En la actualidad todos hemos escuchado acerca de los últimos discos duros SSD sacados al mercado y la gran mejora en velocidad y rendimiento que tienen.

Estos discos SSD no solo mejoran la velocidad de tu Computador, además tiene el beneficio de hacer una gran mejora en cuanto a velocidad de respuesta a tu sitio web.

Todo esto si la empresa de hosting ha dado el salto a esta nueva tecnología de almacenamiento

En esta entrada veremos y comprender qué es precisamente un disco duro SSD, y todas las virtudes que nos puede dar esta clase de hardware a nuestro PC y a nuestro sitio web.

De esta forma que iremos a comenzar por el inicio.

¿Qué es un hosting SSD?

Un hosting SDD, es aquel que en su data center ha optado por cambiar los tradicionales discos duros HDD por los nuevos  Solid State Drive (unidad de alojamiento sólido) o SSD.

Nombran a la novedosa generación de gadgets de alojamiento, y que va a reemplazar paulatinamente a los discos magnéticos de las entidades de disco duro recientes.

Diferencias entre un disco duro clásico (HDD) y un disco duro SSD

La principal diferencia y su mayor característica, la cual hace la enorme diferencia entre el tradicional disco HDD y un nuevo disco SSD, es que este último no posee en su interior ninguna pieza mecánica.

Todo en su interior es electrónico, por ende consume menos recursos electrónicos y su velocidad aumenta.

Desde el principio de la informática hemos conocido los discos duros HDD, desde los años 80, pero han venido evolucionando año a año hasta lograr hacerse más pequeños, más rápidos y de más capacidad de almacenamiento.

A día de hoy podemos encontrar en empresas discos SARA de hasta 10 TB de almacenamiento, aunque siguen siendo tradicionales y limitados, puesto que aún ocupan un disco giratorio para poder escribir y leer datos.

En los nuevos discos SSD no hay disco giratorio, por ende no existe ninguna parte móvil.

Toda la información es redactada y leída electrónicamente, realizando el desarrollo mucho más acelerado y confiable que con algún disco duro clásico.

Las virtudes de un SSD

hosting ssd

Más rapidez

En los SSD, al no tener que mover piezas internas mecánicas, su velocidad es muy elevada y poseen una agilidad de escritura mayor.

Son hasta 10 veces más veloces leyendo información que un disco duro clásico. Además, tienen mucha menor latencia, ósea, tardan mucho menos en hallar la información.

Al tener que ocupar menos energía en escritura y lectura de datos, tiene mucho sentido que ejecute los programas o actúe las tareas indicadas más rápido.

Más tráfico

Si tenemos una página web y elegimos un hosting SSD, nuestro servicio se verá beneficiado, ya que al responder más rápido a la consulta del usuario obtiene una mejor posición y por ende obtenemos más tráfico.

Esto pasa porque al gigante Google le gustan mostrar en los primeros resultados páginas rápidas que muestren la información al instante. Y es más que lógico, ningún usuario disfruta explorando por un sitio web lento.

Más fiabilidad

Otro punto a tomar en cuenta es la fiabilidad, donde además ganan los discos SSD, ya que un disco HDD tiene una mayor posibilidad de echarse a perder y perder con él toda la información que se guarda.

Esto puede pasar por desgaste del propio disco o porque su vida útil acabo o también por algún golpe externo y aunque mejoraron bastante en este aspecto los años anteriores, los discos SSD siempre serán los más fiables.

Con esto no decimos que un disco SSD dure eternamente, dado que los módulos de alojamiento también sufren un desgaste. Pero todavía de esta manera, la vida servible es muchísimo más extendida para los discos SSD que para los habituales, y al ser una tecnología «nueva» el margen de optimización es extenso.

Más seguridad

En un disco duro clásico la información se reparte en un exclusivo disco, y en algunas ocasiones en dos. Por el opuesto, en los discos SSD, la información se reparte entre numerosos chips.

Esto hace al sistema más simple volver como estaba de algún error o de algún inconveniente. Esto también es un beneficio, ya que no es lo mismo perder una sola área de información que perder la mitad o la totalidad del disco.

Menos mantenimiento

A los discos duros usuales se les sugiere ocasionalmente desfragmentarlos para organizar un poco toda la información que tiene dentro.

En cuanto a usuario, a lo mejor no notes una gran diferencia, porque visualmente los verás igual pero con más velocidad de respuesta.

Pero viéndolo desde el lado de la empresa de Hosting SSD, se ahorra mucho en cuanto a energía para que trabajen todos los discos duros y mantenerlos a una temperatura óptima de funcionamiento.

 

 

Conclusión

Es evidente que la tecnología SSD llegó para quedarse.

Es el futuro del alojamiento tanto para el usuario de hogar como para compañías de hosting.

Y esto hay que a:

  • Su agilidad, con la consiguiente optimización en la vivencia del usuario en una página.
  • La fiabilidad.
  • Y a su achicado consumo de energía.

Por eso si deseas una página eficaz, que posicione mejor, te genere superior provecho, y además asistir al medio ámbito, no lo dudes y pásate a un hosting con discos SSD.

Entradas relacionadas

    1 Coméntanos algo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurarnos de brindarle la mejor experiencia en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio, asumiremos que está satisfecho con él. Más información